El Maestro de SF

Son las 1:30 PM y sólo me queda esperar. Observo a la gran masa de futuros injenieros mientras saboreo mi exquisito sandwich vegetariano (lechuga, tomate, palta, choclo y algo más). Hoy, desafiando a lo establecido, he decidido almorzar en la cafeta, frente a la máquina de Street Fighter.

Corren los rumores de que hoy es el día D, el gran duelo esperado por todos se llevará acabo antes que el sol se ponga.

No he sido el único, mucha gente se ha aglomerado en la cafetería y sonríe nerviosa. Algunos intentan romper el hielo hablando sobre las integrales o funciones que se les han aparecido en el día.

Beauchef entero se prepara para el acontecimiento del siglo: Alfonso Astorga y Andrés Abujadum se enfrentarán en el más grande desafío jamás visto. Una pelea de Street Fighter que lo decidirá todo. Para ellos es más que un juego, son sus filosofías de vida puestas a prueba.

Alfonso es un jugador experimentado y lleno de técnica. Décadas de entrenamiento y extensas horas de teoría lo convierten en un jugador sólido y, por sobre todo, demasiado prolijo. Él representa a la Old-School, el espíritu que tan famoso ha hecho a Street Fighter. Su ideal es la perfección su estilo no da cabida a errores. Un maestro… uno de los pocos que van quedando.

Andrés, en cambio, es el más claro representante de lo que se ha llamado la New Age, un grupo de nuevos jugadores que, dejando un poco de lado la técnica, centran su juego en la garra, la improvisación y la suerte. No tienen ideas preconcebidas, sólo juegan. Crean la estrategia sobre la marcha y confían en que un jugador apasionado puede vencer a cualquiera.

Dan las 1:35 y ambos personajes hacen su entrada triunfal. En medio de vítores hacen el saludo de rigor, meten sus 100 pesos en la máquina y comienzan a luchar.

El silencio lo invade todo. Por unos momentos las integrales dejan de ser tan interesantes y el Street Fighter se convierte en el centro de Beauchef. Dos mundos chocan y juran detruirse mutuamente.

En un principio Alfonso logra aventajarse y dominar la partida. Sin embargo Andrés nunca dio la pelea por pérdida. Poco a poco la estrategia de Astorga va cediendo terreno ante la fuerza de Abujadum. La gente grita y se emociona mientras aplauden cada buena jugada.

Llega el último round y la pelea está equiparada. Ambos jugadores han mostrado sus armas y están absolutamente concentrados en ganar.

Días después Alfonso me comentaría:

“Dicen que la probabilidad de que un montón de chimpancés sentados frente a cien máquinas de escribir logren reproducir una obra completa de Shakespeare (luego de un par de meses tecleando sin sentido) es muy alta. Algo así pasó aquel día”

Mientras que Andrés diría con orgullo:

“He demostrado que para ser un buen jugador no es necesario haber practicado años… basta con sentir que cada peleas es como si fuera la última”.

Astorga perdió.

Yo y decenas de beauchefianos fuimos testigos de la caída del último de los maestros, el último vestigio de un pasado olvidado.

Siempre es así.

La nueva generación se abalanza sobre las tradiciones y lo destruye todo. Siglos de minuciosa enseñanza se destrozan para siempre. Porque el mundo sigue su curso y, algún día, todos nos veremos aplastados por él.

Hoy le tocó a Alfonso, mañana será Andrés y pasado cualquiera de nosotros. El curso natural de las cosas es algo tan inevitable que incluso da miedo.

Pensar que, en algún momento, todo lo que queremos se nos arrebatará, todo lo logrado se convertirá en fracaso y todo lo que alguna vez fue, nunca lo será.

Me levanto desesperanzado hacia la salida. Me hubiera gustado haber fotografiado a Alfonso en el momento justo antes que perdiera. Hubiera sido un recuerdo imborrable de su mejor época, el último segundo de vida en que fue un ganador.

Sólo espero que, antes que lo perdamos todo, alguien sea capaz de tomarnos esa foto y guardarla para siempre.

Memento mori.

Memento mori too.

PD: Un muy muy muy muy muy humilde homenaje a Kawabata.

PPD: Cualquier semejanza con personas vivas o muertas es sólo coincidencia.

13 pensamientos en “El Maestro de SF

  1. Holaa!!
    yo pienso que si las ubicacionesen un esquema cualkiera o las habilidades van a ser arrebatadas es inutil guadarlas celosamente, la idea del maestro es compartir y formar nuevos maestros, no veo donde esta lo malo de que los nuevos rompan con lo viejo es natural pero no maligno.

    Saludos secu, super buena la historia

    alfonso owned

  2. es extraña la sensación que induces en el lector a compartir la victoria de abujadum…. ojala fuera asi tambien en la “ley de la vida”…
    “Pensar que, en algún momento, todo lo que queremos se nos arrebatará, todo lo logrado se convertirá en fracaso y todo lo que alguna vez fue, nunca lo será”😉

  3. Don Astroza:

    Mi labor en estos momentos no es mas que felicitarlo.Adoro esas fantasiosas redacción de tu vida ATIPICA (llena de harto polvito mágico, harto Tom Bombadil, harto Peter Pan hartas Haditas)… eso merece aplausos.

    Yap!!! saludos a todos al Gemelo Maligno al perro al gato al vecino cantidad de buenas energias.

  4. Eso de Don Astroza, sono a rancio con gusto a acaro.

    RANCIO?, una palabra tipo Rulo.

    Oe no pienses que sos rancio ¿o si?
    jejejjeje

  5. ^^
    Excelente homenaje.
    Te felicito, es como leerse la versión contemporanea del “Maestro del Go”.

    A todo esto, y ahora que lo menciono… donde habré dejado el librito ése? Estoy seguro que se lo presté a alguien, pero no me acuerdo…

    Yapos,
    Cuidate
    Saludos al Hadoken!

  6. Gracias a todos por sus palabras!

    La verdad es que está basado en un hecho real… pero obviamente con una tonelada de fantasía.

    Y hablando de libros prestados… ¿donde habré dejado un montón de DVDs que tenía por ahí??

    Owned

  7. Shuta… tengo que reconocerlo, me owneaste con estilo.

    Bueno, al parecer voy a tener que abrir al perro para sacarle tus dividís

    xD

    Yap
    Actualiza tu custion mas seguido
    Suerte!

  8. Mas el color ke le day wn..si tu hermano es terrible bueno…no kiero ni recordar las veces ke he peleado contra el T_T
    Lo nuevo siempre se impone a lo viejo y lo viejo es recordado como lo mejor por algunos, como yo”, Old School Style Rulz!”–>

  9. Pingback: 100 « B.A.T.I.G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s