You pray for rain, I pray for blindness

Hoy sucedió uno de esos pequeños eventos que nos hacen pensar que la Navidad se acerca: me comí un yoghurt con fecha de vencimiento en Diciembre. Cuando eso pasa el mundo comienza a respirar aire pascual y pensar, lo quieran o no, en regalos, árboles, nieve (no es mi culpa vivir en el tercer mundo), pancito, Santa, Rodolfo (el tercer gemelo), estrellas, bicicleta, ofertas, demandas, dulcecitos, empanadas, L’Hopital y por supuesto en el verdadero sentido de todo esto: luego se viene el año nuevo.

 

La verdad es que es bien poco lo que podemos hacer frente a la Navidad. Mirar el piso y esperar que llegue… dejar que la vida pase y que el planeta gire. Yo, como gran cosa, adorné mi hermoso blog con motivos navideños (si no los ha visto lo invito a desenfocar sus ojos del texto y disfrutar). Pero ahí me quedo, porque no somos más que millones de minidioses rezando por la lluvia (o el sol… aunque el que pida por sol con estas temperaturas tiene complejo de Inca).

 

Y así es el chileno. Cuando Diego de Almagro se encontró con este pequeño país suspiró profundamente y rió.

 

Desde tiempos inmemoriales se ha dicho que todos los chilenos somos “directores técnicos” por naturaleza. Que se viene el partido y nos juramos expertos. Bielsa es solamente un símbolo, en realidad todos los chilenos estamos capacitados para dirigir a la selección. Y no sólo eso, todos tenemos una formación distinta, un estilo de juego superior, la llave del tiqui-taca, el nuevo paso en la historia del futbol.

 

Pero en el 2007 el chileno creció. Ya no somos tan limitados. Desde ahora en adelante no sólo somos futbolistas, sino que también expertos en Transporte. Todos pasamos 6 años en la facultad de ciencias físicas y matemáticas de la chile y estamos capacitados para declarar (frente a cámaras si es necesario) los errores de TranSantiago y, si nos apuran, a explicar nuestra propia solución.

 

Es cierto.. a lo mejor el impacto que ha tenido en la calidad de vida del santiaguino da derecho a opinar a tontas y a locas pero… eso te permite descalificar a quienes tienen la verdadera respuesta?

 

The answer, my friend, is blowin’ in the wind.

 

Resulta que durante los ultimos años se han invertido 2 mil millones de dolares en autopistas urbanas. TranSantiago (el plan original) costó poco más que 700 millones de dolares. Si el objetivo de las autoridades era privilegiar el transporte público frente al privado , por qué esa inconsecuencia en el momento de invertir? (o de permitir invertir).

 

Cuando los políticos decidieron aprobarle luca al TranSantiago mi amigo Diego me dijo: yo pongo luca más y duplicamos el presupuesto. Yo le dije: yo pongo otra y lo triplicamos!

 

Es que TranSantiago necesita subsidio… y no sólo eso… lo merece. Cuando sales a la calle y la gente (esa misma que ha esperado horas y ha viajado peor que sardinas en lata dentro del metro o la micro) se burla y dice cosas como “mish.. más platita quieren esos ladrones” te da una pena-rabia incontrolable. Resulta que ese dinero que quieren es para mejorar el transporte público. No para otra cosa. ¿No es acaso lo que todos deseábamos?

 

Ya que estamos metidos dentro del barro… tratemos de salir!

 

Yo tenía un video especial para esta ocasión. Una joya de YouTube. Pero resulta que mi amigo Pablo se adelantó y lo postió en su blog. De todas maneras lo pongo.. total yo se lo mandé por MSN.. jajaja.

El video anterior debiera llamarse Chile. Todos tenemos tanto que decir y nos cuesta tanto hacerlo.

Y por último un video navideño (al cual le debemos en parte el título de este post) :

PD: Hoy voy al estadio. Si juega Bonet estamos fritos.

Anuncios