2007

Lo mejor de la Navidad son los programas especiales que pasan en el tele (Friends, Los Simpsons, los Picapiedras, etc).

Lo mejor del año nuevo son los rankings.

No me quiero quedar atrás (aparte ando aburrido)

 

Suceso del año: TranSantiago

¿Podría agregar algo más?

Por lo menos el mundo se interesa por lo que estudias… y eres centro de atención por un buen rato si es que sale el tema.

 

Noticia impactante: Madeleine McCann

Este año tuvo tanta tragedia (política, social, natural, deportiva, logística…) que me fue muy difícil elegir esta categoría. Creo que el caso de Maddy es, por decir lo menos, un golpe estrepitoso e imprevisto a tu orgullo humano. Uno de mis sueños siempre ha sido hacer de guionista/director de una película… lamento decir que una de mis grandes ideas era filmar una historia del estilo de este secuestro (con ciertos detalles que no revelaré para que no me fusilen la trama). La realidad se me adelantó. Pensé que esto pasaba sólo en el cine.

Cada vez que aparece esta chica en la televisión o en internet me baja una pena tremenda. Un poco de culpa también. Ira.

Un mundo sin “Madeleines” es un mundo necesario. Algo que debería ser pero que nunca ha sido.

Leaving no stone unturned, someone knows where she is…

 

Comedia del Año: SuperBad

Esta la debía. Fui con mi amigo Diego al cine a ver este pedazo de película. Le tenía fe, en especial porque encuentro a Bill Hader muy cómico y además me habían hablado muy bien de Seth Rogen.

Me reí un montón… aparte tiene un final lleno de interpretaciones.

¿De qué se trata?

Lo típico. Adolescentes en una fiesta.

Pero está “bien hecha” (me carga cuando dicen eso… =P)

 

Momento Noob del Año: Partido Chile Paraguay

Iba con mi hermano, Felipe (pololo de mi hermana) y Sebastián (primo de Felipe) en “la TranSantiago” 103 (creo) camino al Estadio Nacional. Esa noche jugaba Chile contra Paraguay (matador incluido) y estábamos todos muy ilusionados con lo que podía hacer el equipo (el técnico no, porque no lo paso). Yo me vestí para la ocasión: mi polera Roja de España 82 (Naranjito).

Para variar el bus estaba repleto. El señor que estaba al lado mío iba con el uniforme completo de la selección y un gorrito de bufón. Cuando vio mi polera se le iluminaron los ojos.

– Esa polera es de España 82 – me dice con un dejo de esperanza

– Sí, me gusta mucho

– Ese fue el mundial donde Caszeli se perdió el penal.

– Sip. Ese mismo.

– Yo estuve ahí niño.. yo estuve ahí.

Esas última palabras me las dijo con un orgullo y un cariño tremendo. El tipo se sentía lo más bacán de la tierra por haber presenciado uno de los momentos más desastrozos de la historia del deporte chileno.

Sinceramente no lo entendía. Pasé gran parte de la espera (previa al partido) pensando en que ese señor estaba loco.

Perdimos. 3-0.. pudo haber sido mucho más.

Según Carcuro es la goleada histórica en el estadio nacional y que ese día se recordará por generaciones como el peor resultado jamás visto de nuestra selección en canchas de nuestro país.

Quizás en un futuro… cuando sea viejo vaya al estadio y me encuentre con un chico que lleve una polera de Chile 0 – Paraguay 3.

Le diré con orgullo: “yo estuve ahí”.

 

Freakismo del año: Rachmaninoff

Sucedió en una de mis aventuras culturales. Me llegó un mail del grupo de cine de la UC (al cual pertenezco) promocionando la premiere de una pelicula chilena sobre el compositor y pianista Rachmaninoff. Obvio que me dieron ganas de ir.

Fui.. todo despreocupado.

Cuando llegué me di cuenta que era con invitación, había que ir decentemente vestido e incluso podría disfrutar de un coctel después de la proyección.

Rayos.

Pensé dos cosas: me devuelvo desconsolado o…. pido que me dejen pasar.

Esperé que la sala se llenara y solicité el permiso para entrar argumentando que era un fanático del cine y de Rachmaninoff.

Pasé!

La película era demasiado freak.

Algo muda.

Llena de planos y cámaras extravagantes (en algunas partes la película estaba espacialmente al revés).

Blanco y negro.

Siento que el formato le quedó grande al director… no debería haber durado más de 50 minutos.

Pero bueno.. la vi.

 

Banda del año: Arcade Fire

Cuando apareció Arcade Fire, con su disco Funeral, todos lo calificaron con palabras tales como “monumental”, “épico” o “majestuoso”. Incluso Bowie diría que eran la mejor banda de la historia (cosa que suena “exagerada”… pero que pasa a ser “levemente exagerada” cuando los escuchas). Lo que nadie pensó es que lanzarían un segundo disco y que se superarían.

Yo no sé si existan otro adjetivos que eleven más aún la música de este grupo… lo que si sé que nos pusieron en problemas a todos los “opinólogos” con su segundo disco.

¿Cómo diablos quieren que los llamemos ahora?

¿Dios?

Bueno.. el título de mejor banda del año se lo lleva Arcade Fire por su disco Neon Bible lanzado a principios del 2007. Una delicia.

 

Libro del año: Harry Potter and The Deathly Hallows

Y se terminó.

T_T

Fin.

Me gustó. Esperaba mucho menos.

Es que terminar una saga como Harry Potter es una responsabilidad tremenda. Requiere de jerarquía y nervios de acero.

Rowling sobrepasó mis propios temores y logró conmover con un final para el recuerdo.

 

Pelicula Decepción del año: XXY

Ganó el premio del jurado en Cannes. Nominada al Goya y la propuesta Argentina al Oscar.

Una basura.

Totalmente sobrevalorada.

Ni siquiera desarrolla el tema que la convoca.

Es una cantidad de película que lo único que tiene es una “idea”.. nada más.

No pasa nada… no esperen nada… no recibirán nada.

Para el que le interese… trata de una chica/o hemafrodita (hombre y mujer a la vez) . Eso es todo.

Además el personaje me recuerda al de Obedece a la Morsa (malos recuerdos)

 

Premio Limón: La niña gitana.

Debo admitir que este premio estaba reservado para otra persona, sin embargo hoy me ocurrió algo que me hizo cambiar de idea.

Iba caminando a la Estación Central para comprar nueces que mi abuela necesitaba para hacer un pan de pascua cuando una chica de unos 14-15 años se me acercó.

No parecía gitana. No tenías los ragos.. a lo más vestí una falda larga.

– Mi amor, puede decirme donde queda el hospital?

– Ehm… cual hospital?

– El más cercano… es que soy nueva acá.

– No se me ocurre ningún hospital cercano.

– Deme su mano para leerle el futuro – dijo mientras se abalanzaba contra mi brazo.

– No gracias, no me gusta eso.

– ¿Me va a dejar con la mano estirada?

– Mmm.. sí.

Me fui rápidamente mientras me gritaba: “La maldición de la gitana será terrible y caerá sobre tí”.

Me asusté.

Recuerdo haber leído “Maleficio” del maestro Stephen King donde pasaba algo parecio. Al protagonista le pasaban todas las penas del infierno.

¿Y si me moría en el camino?

Compré las nueces con miedo.

Cuando me devolvía vi a la niña de nuevo… pero ni siquiera me miró.

Ella se ganó el premio limón… por mala onda. Además logra ocultar a la persona que durante todo el año mereció este premio… ¿será usted?

 

Palabra del año: Procrastinación.

Lectores del año: Ustedes. =P

Bridge to Terabithia

Hoy he estado escribiendo un post recuento 2007 para el blog. Un post donde destaco lo más impresionantes del año. Una especie de ranking.. lo típico que se hace en estas fechas.

Una de las categorías es “Película del año” y, como usted debe imaginar, me costaba un montón decidirme. Tenía tantos nominados, tan diferentes entre sí (quizás incomparables) que no sabía bien que poner.

Decidí darme un descanso mientras pensaba. Me senté a ver “Bridge to Terabithia”, la última de mis adquisiciones. Una película que recién llegará la proxima semana a las salas locales, pero que en Estados Unidos se estrenó en Febrero (típico de Chile).

La encontré.

Sin duda es la película del año.

Bajo la máscara de “película infantil” se esconde una obra de arte exquisita.

Decir que me emocionó es poco.

Sentir lo que me dijo es mucho.

Llega un momento del film en que te das cuenta que estas atrapado en Terabithia y que, felizmente, nunca podrás salir.

¿Cómo pretenden seguir haciendo cine de fantasía después de esta película?

Seguramente van a tener que inventar algo muy bueno para reencantarnos.

Porque Terabithia es una de esas experiencias que marcan en lo profundo. Un golpe certero a tu cerebro. Una puñalada de magia en tu corazón.

En el blog de Septimo Vicio, Gonzalo Frías la recomendó con un “púdranse Potter y Narnia, los pasajes van para Terabithia”. Y tiene demasiada razón.

Demasiada.

Nunca antes una película había causado tamaña impresión en mi imaginación.

Quizás podría compararla con el Laberinto del Fauno… pero el Laberinto no era una película para niños. Terabithia es tan efectiva como la obra de Del Toro, pero sin derramar ni una gota de sangre.

Últimamente me he estado preocupando por la calidad de lo que escribo en el blog. Hago mil borradores de cada post, para que queden de amena lectura y los fans no se decepcionen.

Esta vez no.

Escribo una sola vez y no me interesa que quede bonito.

Porque en Terabithia aprendí que tanta parafernalia no es necesaria si realmente tengo algo que decir.

En Terabithia aprendí que más que la forma lo que importa es el molde.

Que más que “un escrito”, lo que importa es “lo escrito”.

CIne Hoyts dice estrenarla este Jueves 3 de Enero.

Si no la van a ver se arrepentirán.

Yo quiero verla en el cine.

Me lo merezco.

El director es Gabor Csupo.

¿Les dice algo la asociación Klasky-Csupo?

(¿Les suena Rugrats?)

Y no sé!

Está basada en un libro.

Les dejo el trailer.

Aunque ni se parece a la película.

PD: Es auto conclusiva. No tiene segunda parte que yo sepa. No la necesita.

Te vieron la cara

 

Estoy seguro que la mayoría de ustedes tiene muchas dudas sobre B.A.T.I.G. y su creador (yo). Apostaría mi vida a que varios de los lectores pasan noches enteras en vela cuestionándose ciertas cosas.

 

¿Por qué se llama B.A.T.I.G.?

¿Por qué este tipo insiste en adjuntar video si nadie los ve?

(y si los veo no los comento…)

¿Por qué cada entrada tiene cerca de 100 visitas pero no postean más que 6 personas?

Y, una última pregunta que me parece interesante…

¿Cómo elige de que temas escribir?

La respuesta es simple, pero doble.

 

Elijo el 10% de los temas.. el resto son ellos los que me eligen.

Voy caminando por la calle y.. zas! un tema se me pasa por el frente, lo agarro del cogote y le exijo que me cuente todo.

 

En un comienzo (cuando este blog era de blogger) me potencié gracias a los amigos que hice en la Escuela de Verano 2006 (cuando fui profe por primera vez). Ellos mismos me decían: “eh! esto tienes que escribirlo en el blog”. Así fue como cree posts memorables (como éste) y me gané fama de que todo lo que pasaba corría el riesgo de publicarlo en el blog. Me tenían miedo. Por respeto al mundo no coloco fotos en mi blog. Principalmente porque no a todos les gusta ser expuestos en internet (ni menos que un tipo se ría de ellos sin la posibilidad de defenderse).

Pero la gran parte de las veces las ideas llegaban… sin que siquiera las buscara.

Esta vez es un poco diferente.

 

Hace unos meses se me metió entre ceja y ceja la idea de escribir sobre “la cara”. Si.. esa cosa que tanto tú como yo tenemos ornamentando nuestros cráneos. Ese conjunto de piel que define lo que somos.

 

Cuando elijo un tema nunca sé como desarrollarlo. Nunca. Me paso horas frente a la pantalla en blanco sin saber que escribir (a pesar de tener las ideas muy claras). Lo mismo me pasaba cuando quería comenzar mi escrito sobre “la cara”.

Pero esta semana sucedieron 3 cosas que cambiaron esta situación. 3 sucesos que me hicieron pasar de una sequía literaria a un torrente de desordenadas ideas.

Lectores… tengo tanto que escribir que no sé como hacerlo.

Así que digamos lo mismo que dice el tipo de Super Mario Frustration

 

Let’s do this! Let’s do this!

 

 

 

Debo empezar por el día Jueves.

Salía de mi práctica a eso de las 7:30 PM. Pedro de Valdivia, casi al llegar a Bilbao. Mantendré el nombre de la empresa en que trabajo en secreto (una vez leí que despidieron a una tipa que escribía sobre su trabajo en un blog… =S). Había caminado dos pasos y estaba colocándome los audífonos del cel para escuchar música (o el superclásico) cuando una chica de unos 17-18 años se me acercó y me dijo: hola!

 

– Hola…

– Oye.. sabís que me perdí. ¿Me podís decir donde está el metro?

– Emmm.. sí.. tienes que caminar por esta misma calle 8 cuadras más o menos. Pero tienes que caminar justo en la dirección contraria en que lo estás haciendo.

– Ahh.. es que vine al médico y me perdí.

– ?_?

– Llevo caminando mucho rato.. pero no me atrevía a preguntar. Me da miedo la gente.

– eh?

– ¿Tú vai al metro?

– Si.

– ¿Me podís acompañar para que no me pierda?

– Claro.

 

Ocultaré el nombre y el origen de la chica (para no enlodar a la familia ni a la ciudad natal de la susodicha). El asunto es que ella era de una ciudad del sur de Chile, había venido al médico a Santiago y se había perdido. No cachaba nada de la gran ciudad.. nada.

Viajar con ella hasta el terminal de buses (vivo al lado) fue chistoso. Llamó a su mamá por celular y le dijo “mamá, no te preocupis.. un niño me está llevando al metro” seguido de un “no mamá, si es un niño bueno”.

 

Y aquí esta la raíz del asunto. La chica estaba asustada, confesó que le daba miedo la gente, pero.. qué le hizo atreverse a confiar en mí?

Aló?

Osea…. si eres una pueblerina perdida en santiago le pedirías ayuda a cualquier menos a un hombre joven que puede llevarte a quizás que parte.

Seguramente ella vió en mi cara un “no se qué” que la hizo creer en mí. Espero.

 

No sabía andar en metro. Juraba que todas las estaciones se llamaban Escuela Militar porque leía “Dirección Escuela Militar”.

Me preguntó que hacía y le dije que estudiaba Injenieria Civil (no son buenos tiempos para agregar el apellido “Transporte”) en la Chile.

Me preguntó cuantas veces había dado la prueba para entrar y si era muy sacrificado el estudio.

La dejé en el terminal y me fui.

Pensando en lo de la cara.

 

En este párrafo tienen descanso (muy largo el escrito). Pueden ir a comer un yoghurt o pasear al perro, pero por favor guarden en su memoria el relato anterior (es importante para el futuro).

 

 

Debemos continuar con la segunda parte de esta trilogía.

Día Viernes, hora de almuerzo. Sentado en la mesa junto a compañeros de la oficina donde hago la práctica.

Misteriosamente lo más cercano a ingeniero soy yo. El resto, por este almuerzo, son secretarias o guardias.

Me comentan que “mi primera impresión” es la de un joven normal. Sin embargo, a medida que me han ido conociendo se han dado cuenta que soy muy “cuico” (¿?). Dicen que hablo como cuico, almuerzo como cuico (“eres capaz de comerte una empanada con tenedor y cuchillo”) y que uso ropa cara.

Lo de la ropa cara es una equivocación. Piensan que las camisetas de futbol que uso son originales (lo cual elevaría su valor a 40 lucas aprox)… pero son imitaciones obsequiadas por mi hermana.

Pero el resto… que onda?

 

Yo creo que ven una cosa que no soy. De alguna manera mi “impresión” es malinterpretada. Nuevamente un “no se qué” se apodera de mi rostro y me hace parecer lo que no quiero ser.

 

 

La tercera historia corresponde al viernes por la noche.

Mi amigo Pablo visitó mi casa buscando dos cosas: su regalo de cumpleaños y… una tremenda paliza en ping pong. Encontró las dos. Unos DVDs de Seinfeld y una cuenta 10-5 en contra (partidos a los 11 puntos).

Lo que quiero contar específicamente es su salida. Como eran las 12 de la noche ya y no vivimos en un barrio seguro, decidió llamar un radiotaxi.

Yo fui el encargado de llamar y hacerme pasar por Pablo Torres mientras mi hermano y el verdadero Pablo molestaban.

Llamé a cuanta compañía de taxis conocía… pero ninguna contestaba.

Terminé buscando nuevas compañías en google y tratando de contactarme con ellas.

Me contestaron en “RADIO TAXI SANTA MARIA”, (una telefonista).

 

Le conté que mi nombre era Pablo Torres, que vivía en 5 de Abril 1234 (no es el verdadero número por si acaso) y que necesitaba un radio taxi.

Me dijo que si lo pedía debía esperar 30 minutos por lo menos.

Le comenté al “real Pablo” y dijo que bueno.

– ¿Cuánto es el mínimo que cobran? Lo que pasa es que yo viajo a un lugar cercano – le aclaré a la telefonista.

– 3 mil pesos.

– Oye.. cobran 3 lucas mínimo – le dije a Pablo.

aaaa.. te vieron la cara! – me gritó mi hermano.

La risa fue general. La telefonista, al escucharme riendo, me preguntó:

-¿De veras vas a esperar el taxi?

– Si, si.. es que me hicieron reír por acá.

– Ah… ya. ¿Seguro que no es broma?

– No no.. en serio. Lo espero.

– Bueno, en 30 minutos estamos por allá.

Corté y esperamos (mientras nos seguíamos riendo).

 

 

Pasó la media hora y sonó el teléfono.

– Sr. Pablo Torres, su taxi lo espera en la puerta

Salimos y no había nada.

Llamé de vuelta.

 

– Señorita, no hay ningún taxi afuera de mi casa.

– No? Seguro?

– Si.

– Bueno.. repítame su dirección.

– 5 de Abril 1234

-mmm.. el taxista dice que está ahí. Salga a ver de nuevo.

Salimos. No volaba ni una mosca.

 

– No está.. se lo aseguro.

– Dígame las calles cercanas por favor.

– Mmm.. vivo en 5 de Abril entre Jotabeche y Ruiz Tagle.

– Espere un momento.

Cortaron.

Volví a llamar

 

– Soy Pablo Torres… quiero saber que pasó con mi taxi.

– Ah Señor Torres. Su auto lo espera afuera, casi en la esquina con Ruiz Tagle

Salimos y no existía el maldito auto.

 

Llamé.

– Sabe que no está.

– Si está. ¿Cómo no lo ve?

– No está. En serio. Créame.

– ¿Está seguro que vive en 5 de Abril 1234?

– Sí. He vivido acá toda mi vida. Sé muy bien donde queda 5 de Abril 1234.

– El auto está encendiendo sus intermitentes. Salga a mirar.

Salimos y nuevamente nada.

 

– Señorita, no está.

– Señor, vamos a cancelar el taxi.

– Ah?… pero si me hizo esperar media hora!

– Lo vamos a cancelar no más. No es nuestra culpa que usted no sepa ver un auto.

– Yo creo que es su auto el que no sabe donde queda 5 de Abril…

Me cortó.

Totalmente owneado.

Y todo porque a mi hermanito se le ocurre decir “te vieron la cara”.

Llámamos otra empresa (que se demoró media hora más) y Pablo se pudo ir.

 

Pero yo me quedé con mucha pica. Juro que dentro de estos días le llevaré un mapa de 5 de Abril y un par de fotos de mi casa a los “genios” de Radio Taxi Santa María. No pueden ser tan pasteles (o por último admitir que su taxista no cacha niuna). Vendetta… se los prometo.

 

Estas tres anécdotas se ajustan como anillo al dedo a lo que quería comentar hace tanto tiempo.

 

Nuestra cara.

Creo que nosotros nunca somos concientes de nuestra cara. Lo que para nosotros es una sonrisa para otros puede ser un gesto asqueroso.

No podemos vernos en un espejo todo el tiempo… lo único que vemos (mentalmente) es una caricatura de nuestra rostro. Una máscara que “creemos” ven los demás.

Tremendo error: cada persona ve tu máscara como le conviene o como lo siente.

Es de esta manera como idealizamos nuestra persona… como confíamos ser algo que no somos… como puedo ser una persona “nice” frente a alguien y al mismo tiempo ser un tipo engreido delante de otro.

 

No sé si se han dado cuenta pero las caras de nuestros seres queridos van mejorando a través del tiempo. A medida que le tomamos cariño o aprecio a una persona su rostro se vuelve más ameno y, por decirlo de alguna manera, divertido. Modelamos la apariencia del resto de manera que nos parezca más confortable.

Pero así como la gente confunde nuestras intenciones nosotros confundimos las del resto de las personas.

¿Cuántas personas rechazamos sólo porque nos ocasionen una mala primera impresión?

 

 

 

Dicen, a lo mejor es un mito urbano de internet, que existe un software capaz de detectar las emociones de una cara a través de una foto. De esta forma descubrieron la verdad de la mona lisa: está un 83% feliz, un 9% disgustada, un 6% temerosa y un 2% enfadada.

 

¿Cómo un computador puede hacer algo que ni siquiera puede hacer el humano?

¿Cómo la telefonista pudo ver mi cara por… teléfono?

¿Cómo poder saber que esconde la sonrisa de cada persona?

¿Cómo ser objetivo en un mundo intrínsecamente subjetivo?

 

“¿De qué te vale
el cuadro sucesivo de imágenes externas
al que llamamos mundo?
Ese cine de las horas que van representando
los actores de unas convenciones
y poses determinadas,
circo policromo de nuestro dinamismo sin fin …

 

Definitivamente esta no fue una semana cualquiera.

Se me nota en la cara.

 

 

PD: Cuelgo un video por varias razones:

1) Es navideño…

2) … y estamos en Navidad!

3) Tiene que ver con una “sonrisa”

4) Es popero.. así que puede que lo vean.

5) Generará controversias.

6) Es una representante de nuestra era, viene del futuro.