Let It Be

Estoy de vacaciones en el Cajón del Maipo.

Que pueda actualizar mi blog es sólo un milagro de la ciencia moderna.

Estas vacaciones han sido extrañas.. llenas de un aire nuevo… repletas de mystic power.

Creo que son tantas las anécdotas que podría contar y tan poco el tiempo estipulado en contrato previo que me veo en la obligación de elegir una.

Una que representa a todas, una entre muchas.

La situación fue más o menos así:

Día Lunes por la tarde. Mucha lluvia. Campo de fútbol.

Estaba en el área rival cuando uno de mis compañeros perdió tontamente la pelota y nos sentenció a un contra-ataque mortal.

La condena era desalentadora: Eto’o, Ronaldinho y Messi lideraban la contra, sin nadie que se les opusiera.

Corrí como desesperado. Era el gol decisivo y tenía que detenerlos.

No me gusta perder.

No sé que fuerza mística me movió o que planetas se alinearon para darme su energía, pero los alcancé.

Cuando Ronaldinho intentó habilitar a Messi le robé el balón y, todavía en velocidad, di media vuelta. Mientras mi pie izquierdo pisaba una poza de agua, mi pierna derecha lanzaba un potentísimo pase a las profundidades del campo.

Funesto error.

Perdí todo balence, gané momento y giré.

Testigos dirían después:”Fue como si volara”

“Su cuerpo, por unos instantes, se puso paralelo al suelo”

“OMG! Is David Blane!”

Lo cierto es que mi cuerpo se elevó, sentí la lluvia golpear mi rostro y caí…

… sobre mi espalda, específicamente la zona cercana al hombro derecho.

Dolor.

Mucho dolor.

No podía respirar.

Sentía que todos corrían a verme.. escuché voces, pero sin entender su significado.

La lluvía seguía atacando mi rostro, mi cabeza recostada sobre el pasto.

Me armé de valor y me paré.

Pensé que todo iba a estar bien. Que haría un gesto con la mano hacia el público y que seguiríamos con el partido.

Me llevé una sorpresa mayúscula:

No podía caminar.. intentaba dar un paso.. pero el cuerpo no respondía.

Fueron 5 segundos de angustia y desesperación.

Luego de eso el dolor disminuyó y pude caminar a un costado de la cancha.

Hacía tantos años que no sentía esa especie de dolor. Esa puntada mortal que inmoviliza, ese tirón de músculos y crujir de huesos que tanto fascina.

Y , por supuesto, la humillación y la verguenza de caer estúpidamente en algo tan ridículo como una pichanga de fútbol.

Amo mis vacaciones.

Son como una alegría, un reencuentro con el pasado.

El amargo caramelo del tiempo perdido.

La sabia constancia de que mañana será mañana y que ayer pudo ser hoy.

PD: A veces exagero las cosas.

PPD: Sigo entrenando… el otro día hice mi primer gol. Cabezazo bajo después de un corner. Luego el puño hacia el cielo. Nice.

PPPD: Mientras no estuve mi Blog marcó su jornada histórica: 181 visitas en un día. Quién lo diría.

PPPPD: Una vez hice el Test “¿Qué canción de los Beatles eres?” y me salió esta:

3 pensamientos en “Let It Be

  1. Pero hubiera sido que cayeras con la cara hacia al suelo y comieras barro!!! jajaja pero debío haber sido muy chistosa toda la situación

    Saludos

    y saluda a tu hermano tb de mi parte.

    Nos vemos

    Sergio

  2. jajajajaa, podrias poner el link del test (me da paja buscarlo por ahi..)
    felicitaciones por las visitas!! a mi no me visita nadie, incluso Diego que tiene menos post que yo, tiene casi el doble de visitas!
    mori de la risa cuando me contaste, sobre todo en la parte de “quedo paralelo al suelo”

    petit.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s