Look Into My Eyes

3 de Mayo de 2007.

Hotel en Praia da Luz.

Algarve.

Portugal.

Una niña británica de tres años de edad desapareció misteriosamente mientras sus padres, a 70 metros de distancia, cenaban en un bar.

Conmoción mundial.

La imagen de Madeleine McCann, una pequeña excepcionalmente encantadora con una particular fractura en el iris de su ojo derecho, recorrió el globo, pidiendo a gritos que la encontrasen.

Personalidades de la talla de David Beckham o J.K. Rowling pusieron su dinero e imagen, liderando una campaña publicitaria nunca antes vista.

“Leaving no stone unturned, someone knows where she is…” repetían una y otra vez los videos en YouTube o television.

Se crearon  teorías realmente dramáticas y descabelladas.

Que los padres la mataron, que fue secuestrada por una organización de tráfico de menores, que está perdida en el fondo de un río, incluso que la niña nunca existió en realidad.

Hasta los chilenos inventamos historias para explicar el caso (mi abuela dice que la vio junto a Lavandero en el Quisco).

Pero no la encontraron.

O mejor dicho…

… no la encontramos.

Hace una semana la policía portuguesa archivó el caso.

Ya no se busca más a Madeleine.

Ella es tan sólo la cara visible del problema: son alrededor de 800.000 niños desaparecidos al año en nuestro planeta. (Eso es más que un niño por minuto).

Un mundo donde Madeleine pueda desaparecer es un mundo que no debería existir. Un golpe bajo al orgullo humano.

Hace rato que vamos por el camino equivocado.

Creo que el 11 de Septiembre del 2001 fue el día en que todos miramos los rostros de nuestros padres y les preguntamos: “¿Qué diablos hicieron?”.

Ese día se acabó el mundo de Friends y Seinfeld, dando paso al mundo de 24 y Lost.

Madeleine es la prueba viviente de que el 11-S no fue lo suficientemente claro.

Necesitamos una revolución espiritual masiva.

Ni siquiera podemos confiarle esta pega al arte.

Los  “artistas” dejaron de armar movimientos.  Todos buscan ser únicos, ser el “Jovencito” que cambie los cánones de la pintura, cine, música, literatura, poesía, etc.

Prueban con materiales nuevos, sonidos extraños, cámaras astutamente posicionadas, temáticas inexploradas, buscando ser únicos e irrepetibles.

Eso no es lo que necesitamos.

Necesitamos un grupo, una especie de “Impresionistas” que nos pinten la cara y nos muestren por donde debemos ir.

O hacia donde debemos mirar.

¿Será mucho pedir?

En el Go existe una técnica de ataque llamada “Motare”, la cual consiste en atacar indirectamente al enemigo. Si yo quiero conquistar el territorio de la izquierda lo que hago es atacar primero por la derecha. Si quieren verlo de otra manera: un ataque con doble intención.

Elegir el camino más largo.

Para encontrar a Madeleine debemos encontrar otra cosa primero.

Una “respuesta”.

Lo que temo ( y me remece el corazón pensarlo) es que esa respuesta la tiene la propia Madeleine.

www.findmadeleine.com

PD: No puedo dejar de mencionar mi post anterior. 500 visitas tan sólo el primer día, 40 comentarios, la gran mayoría detractores. Los que me conocen saben que no hay cosa que me agrade más que llevar la contra. XD

Gracias por los comentarios, son la razón para publicar lo que escribo en un blog. Incluso si son comentarios contrarios, son altamente valiosos.

Sigan participando…

Una Oscura Maravilla nos Acecha

Soy un convencido que el ser humano es incapaz de crear ideas. Borges decía que “todo está escrito” y lo único que hacemos es toparnos con las ideas.

La inspiración no es un proceso interno y mágico del hombre (al contrario de cómo nos “enseñan” en las caricaturas, con el típico tipo  que se le enciende una ampolleta dentro de la cabeza), es tan sólo una casualidad, un choque entre tu automóvil y la idea que cruzaba con roja. Aún así, por extraño que les parezca, hay días que me despierto con ideas dentro del cuerpo, con una cierta inquietud que golpea mi espíritu y congestiona mi garganta de palabras.

Hoy es uno de esos días… hoy una idea se apoderó de mí.

Desconozco si es una idea duradera… si lo que estoy pronto a comentarles perdurará en el tiempo y la memoria.  Una vez dije que jamás estudiaría ingeniería  o que nunca tendría celular. Nada es definitivo, ya deben haber caído en la cuenta.

Resulta que voy a cerrar mi cuenta de FaceBook.

Chan!

XD

Las razones son varias.

Siento que en FaceBook pasan un montón de cosas sin que uno se  percate.

Es cierto que en un principio el concepto de “Redes Sociales” me cautivó… al punto de molestar incansablemente a algunos para que ingresaran  (entre ellos a las ariqueñas o a Hugo “Hugol” Silva, quién alguna vez dijo  que “he leído a Borges, pero en el colegio, obligado, en mi período de rebeldía. entonces tengo la impresión de ese entonces, lo detesto”)

Ayer caí. Una luz me apuntó desde el cielo y pude ver más allá.

Imaginen que el mundo pudiera saber qué, cuándo, cómo y con quiénes comparten. Imaginen que todas esas actividades que les gustaban mantener dentro de grupos cerrados (los amigos más cercanos o la familia) ahora estén a la vista de todos.

¿No les duele el estómago?

¿No se sienten cómo chiquilla rubia en película de psicópatas?

Es cierto que existen formas de mantener la privacidad en Facebook (restringir tu perfil a tus amigos), pero creo que también cuesta hacerse la idea que debemos distinguir entre “amigos” y “amigos de FaceBook”.

Si miran mi perfil verán más de 250 amigos  ¿Puede ser eso posible?

Pedro Peirano (31 minutos) dijo en La Tercera:

“Propongo un capítulo para una serie de terror: te invitan a una fiesta y justo cuando crees que no conoces a nadie, la verdad se revela: ¡los asistentes son todos los que has rechazado en FaceBook y exigen una explicación!”

Cuesta rechazar una solicitud en FaceBook. (¡A que no!)

Sales con unos amigos… te taggean en un video o en una foto del evento. Ya no puedes meter la chiva de “tengo que estudiar” cuando tienes dos panoramas y prefieres a uno sobre el otro (mostrando no sólo tu preferencia por cierta actividad, sino que también por los acompañantes).

FaceBook es un país para gente extremadamente sincera.  Un país infactible, una utopía difícil de llevar. Un lugar diseñado para personas que no somos y que nunca lograremos ser.

Además en FaceBook se pierde tiempo,  mucho tiempo.

Prefiero leer un libro a presumir entre mis conocidos que estoy leyendo alguno. Prefiero ver una película a contarle a todos mis amigos cual película veré. Prefiero jugar a la pelota que armar equipos de futbol imaginarios. Prefiero hacer amigos de verdad a juntar contactos en FaceBook (previa solicitud). Prefiero estudiar un idioma antes de medir mi vocabulario en un jueguito. Prefiero salir a un concierto antes de crear mi lista de música favorita. Prefiero hacer antes de decir que lo hago.

La otra gracia que le ven a Facebook es eso de los “reencuentros” ¿No  sería más emocionante toparte con las viejas amistades directamente en la calle? FaceBook no le da alegrías a tu vida, todo lo contrario, destruye esos momentos mágicos que el destino te tenía preparado!

Si hubiera invertido el tiempo gastado en FaceBook en, por ejemplo, retomar las acuarelas… uuufff… en estos momentos sería un experto.

Podría haber caminado de aquí a Puerto Montt.

Visto 96 veces Memento.

Escuchado 1270 veces “American Pie”.

Pasado  159 veces el Megaman X3.

Escrito 53 entradas en este blog.

¡¡¡O la escultura!!!  Tendría cientos de figurillas interesantes.

Incluso tú, mi querido B.A.T.I.G.,  te has visto opacado por FaceBook.

Hay otros mundos aparte del nuestro.

Y están allá afuera.

Lejos de FaceBook.

Así que ya lo saben.

Cerraré la cuenta.

En un par de semanas. Estoy en proceso de salida.

Debo dejar un nuevo Admin a cargo de S.A.T. (Subsidio al TranSantiago), un jefe para el grupo de Monet, solucionar lo de las mascotas (pobre Cecilia abandonada… T_T), jugar un par de veces WHTBB para quitarme la mufa (ya lo hice en el Word Challenge XD) y avisarle a todos mis contactos que me voy (probablemente una última obra de arte en el SuperWall).

Me muero en FaceBook.

Pero renazco en otro mundo que es mucho más importante…

… y entretenido.

PD: Atentos BatiAdictos, se viene una serie de actualizaciones.