Desapareció una Noche

Hoy se trata de ser sincero.

Basta de mentiras, rodeos, eufemismos, oximorones, dudas y puntos suspensivos…

Hoy en B.A.T.I.G. sólo tendremos la verdad, nada más que la verdad.

Cuesta hacerlo, en especial ahora que ando más dudoso que nunca. Así que me tomaré la libertad y seré un poco desordenado con esto (ustedes irán armando en su mente, a medida que leen, el mensaje que quiero escribir)

La idea a grandes rasgos es mostrar evidencias, para luego concluir.

Empezamos con la araña, la bendita mother of god araña.

Cajón del Maipo, el Ingenio, cabañita a las 2:07 AM. Me preparaba para dormir en la cama de arriba del camarote. Cuando estaba a punto de apagar la luz, la veo.

Ahí, justo al medio del techo, una grande, horrible y peligrosa araña. Decir que medía más que la ampolleta no es exagerar, es ser más sincero que los primeros 31 decimales de Pi.

El pánico se apoderó de todos.

No recuerdo bien como fue, ni siquiera se puede clarificar la historia apoyados en las declaraciones posteriores de los implicados. La cosa es que más que el proceso, nos concentraremos en el resultado.

Yo con una escoba en la mano encima de la cama. Mis primos Diego y Gonzalo, mi abuela y mi hermano esperando en el suelo. El plan era el siguiente: yo la golpeaba y ellos la mataban y/o capturaban en el momento que llegara al piso.

El plan era perfecto y me gustaba mucho, lo sentía ganador (además el plan B era dejarme a mí solito encerrado dentro de la pieza con la araña, mientras los otros aseguraban sus vidas corriendo como cobardes).

Pero las cosas nunca salen como uno lo espera. Ni siquiera en algo tan simple como liquidar una araña.

La golpié y desapareció. Según los testigos nunca tocó el piso. Fue como si se esfumara en el aire al momento del escobazo. Incluso mi primo Diego, quien estaba grabando el suceso, retrocedió el video y lo corrió en cámara lenta. Nada, simplemente se hizo humo.

La buscamos entre todos por toda la cabaña.

Nunca apareció.
Esa noche no pude dormir ahí, preferí hacerlo dentro de la casa en un sillón. Es que no podía conciliar el sueño, distraído por la gran pregunta que todos nos hacíamos: ¿Dónde  diablos quedó la araña?

Y de esta pequeña anécdota quiero rescatar la primera premisa de este post: mi pequeño análisis cuando las cosas desaparecen.

Es cierto que todo está condenado a pérdida, que todo lo que tenemos se nos arrebatará y que el mundo entero tiene un único destino fatal. Pero ¿existe algo más incómodo que perder algo?

Aún así me parece que la sensación de pérdida tiene sus encantos, en especial en situaciones como la descrita anteriormente: cuando pierdes algo en grupo.

Porque eso de tener cómplices es realmente gratificante. Todos recordaremos con orgullo el momento en que se perdió la araña y todo lo que la buscamos. No fue una pérdida cualquiera, fue “nuestra” pérdida,  una carencia colectiva que, lejos de hacernos más débiles, nos hace más fuertes.

Dejemos lo de la araña y sigamos siendo sinceros.

Muchos me han preguntado de donde saco los títulos de mis posts. No es que sea muy creativo con eso, de hecho cuando pintaba siempre me complicaba un montón bautizando  mis cuadros. Los títulos de mis posts suelo encontrarlos en las letras de canciones de Bob Dylan, The Killers o Arcade Fire y en poemas de Borges.

Últimamente me siento extraño. Siento que cada día tengo que agregar por lo menos 5 items en la enorme lista de cosas que no sé hacer (o que no comprendo). Es como si cada día me volviera más ignorante, no por olvidar cosas, si no  porque el mundo me está quedando grande.

Así fue como hace poco decidí que no dejaría que las multinacionales me metieran más el dedo en la boca y llamé a VTR para reclamar porque no podía bajar cosas de torrents, conectarme al Windows Live Messenger ni actualizar con nuevos paquetes el LaTeX. Me llevaba pasando hace meses, pero no le di importancia hasta que caí en la cuenta que iba a empezar la nueva temporada de 24 ¡y yo no tenía como bajarla!

Estaba tan enojado con ellos que no me bastó hablar  por teléfono, también les hice una visita a su oficina. Me mostré muy disgustado y luego de una larga conversación admitieron que estaban practicando una política de Traffic Shaping (o como se escriba), en la cual bloqueaban los puertos en algunas conexiones de algunos sectores de Santiago, porque “VTR prioriza la navegación por sobre las descargas”. Me recomendaron cambiar de proveedor de Internet.

Llegué tan emocionado a la casa, pensando que había descubierto una conspiración y que debía contárselo al mundo (me sentí como Dan Brown). Pero antes de hacerlo, decidí hacer el último intento de solucionar las cosas.

Desactivé el FireWall de Windows (si… era lo obvio, pero soy muy noob con los computadores)

¡Todo funciona a la normalidad!

Y los tipos de VTR admitieron la tremenda estafa. xD

Espero que a estas alturas ya hayan captado cual es el fin de este post. Si no es así, pasemos a las dos últimas evidencias.

En una de las tantas entrevistas que he dado para la televisión  me preguntaron cuales eran los atributos que yo  buscaba en la música. Respondí, como suelo hacerlo cuando me pillan, con un ejemplo. Dije que hacía un tiempo mi amiga Alicia me había enviado unos links de YouTube, con videos de una tal Julia Nunes. Julia Nunes es una chiquilla norteamericana, de ascendencia portuguesa, que toca canciones con su ukelele (una versión hawaiana  del cuatro). Y eso es lo que busco en la música, una niña que no tiene una voz angelical, ni tampoco un instrumento llamativo, menos una interpretación virtuosa, pero no duda en golpearse el pecho o un tarrito con una cuchara de palo para seguir su ritmo, llamar a sus amigos para que le hagan los coros o acompañarse ella misma superponiendo grabaciones caseras. Me suscribí en seguida a su canal en youtube.

Como hasta el cierre de esta edición Alicia no ha colocado nada en su blog acerca de JuNu, les dejo un video:

Además de Julia Nunes, lo otro que ha acompañado mi verano es el cine. De todas las que vi, quisiera rescartar una: It’s a Wonderful Life. Es una película muy antigua, del 47, en blanco y negro que demuestra que el buen cine siempre estará vigente. Debe ser una de las 3 mejores películas que he visto en mi vida. Mejor ni digo de qué se trata, para que la vean ustedes mismos. Casi lloro al final… xD. Algún dia me encantaría hacer un análisis completo de este film en mi blog (eso será un problema para future Seba)

Y ahora ya es evidente la intención de esta entrada. He querido juntar todo lo que quise decir en el verano y no lo hice. Porque mañana entro a clases, empiezan las tareas y pruebas, no tendré tiempo, dejaré de escribir y esto no se actualizará hasta Agosto.

Si.. siempre digo que lo actualizaré más seguido, stay beautiful y cosas del estilo. Hoy diré lo contrario, merecen que sea sincero (¿psicología inversa?)

Si B.A.T.I.G. se actualiza dos veces en un mes, pueden empezar a creer en los milagros.

PD: Tengo los dos discos de JuNu para quien los quiera.

PPD: Y la pelicula en .avi

PPPD: En realidad apareció la araña después de 5 días. Un cilindro completo de Raid acabó con ella.

Anuncios