Eterno recuerdo de una mente sin ni un brillo

Todos sabíamos que la cabeza de Pedrito explotaría algún día. El pobre era uno de esos misterios médicos excepcionales, que se dan en uno de veintisiete mil millones de casos. Son tres cosas las que un niño de nuestro pequeño pueblito  aprende nada más al nacer: Roberto Carlos es zurdo, “a ante bajo cabe con contra de desde en entre hacia hasta para por según sin so sobre tras” y que a Pedrito, tarde o temprano, le explotaría la cabeza.  Con ese fatal destino a cuestas obviamente nadie jugaba con él. Había que ser estúpido para arriesgarse a que en mitad de un partido de futbol sus sesos te ensuciaran la camiseta. Por lo mismo todos nos alejábamos por lo menos  diez metros de él dentro del salón de clases ¿Quién iba a querer sumar fracciones cubiertas de sangre? Pedrito, el cara de dinamita, no tenía ningún amigo.

Pero un día a la Isabelita, la niña linda de la escuela, le dio con que le gustaba Pedrito. Ella era tan tincada que en verdad a pocos les sorprendió. Bastó que dijera “lo requiero” seguido de “es tan tierno cuando estornuda” para convencerse a sí misma que debía caerle de una vez por todas.  Así que sin más miramientos, tuvimos que aceptar que Pedrito, el nuevo pretendiente de Isabelita, se uniera a nuestro selecto grupo de amigos. Fue simple matemática: el temor a la explosión de Pedrito no se comparaba con la angustia de sufrir  un hipotético rechazo por parte de Isabelita.

Anduvieron juntos por varios meses y eso hizo que poco a pocos nos fuéramos dando cuenta que Pedrito era un tipo genial. Siempre nos avisaba cuando salía un buen video en youtube, todos los miércoles por la mañana traía en su pendrive el último capítulo de Glee, era el mejor  centrocampista creativo que habíamos visto en la vida, inventó una aplicación de iphone, su hermana era casi tan linda como Isabelita, tenía las zapatillas edición limitada del trigésimo octavo aniversario de Star Wars, hacía una perfecta imitación de Adam Sandler y usaba el mismo peinado que Justin Bieber. En pocas palabras, Pedrito era el mejor amigo que nadie estaba pescando.

El cariño que le tomamos a Pedrito fue tanto que incluso siguió siendo parte del grupo aunque Isabelita lo dejara sin explicación alguna (quizás Pedrito había aprendido a sonarse). Lo vimos llorar, es cierto, pero después de un par de días todos hicimos como si nada había pasado. Más que mal Pedrito era el primero de nosotros que caía despechado por el amor travieso de una niña malvada. Había que apoyarlo por un asunto de “generosidad” (simpatía con tu mismo género). Un par de años después tuve que partir a una de las universidades de la capital. Allá conocí a una chica, me casé, tuve hijos, un perro y un auto. Con el paso del tiempo perdí todo contacto con mis amigos de la infancia, incluido Pedrito.

En un día nublado, camino a mi oficina, me quedé mirando la vitrina de una tienda de televisores.  Mientras estudiaba atentamente la diferencia entre las pantallas LED y las LCD, alguien me tocó el hombro. Apenas me di vuelta escuché un estruendo tremendo y varios pedazos de carne ensangrentada cubrieron mi corbata nueva.

Era Pedrito.

—————————————————————————————————————————————

PD: Los recreos de la tesis dan para mucho. Si no escribiera para el blog me volvería loco.

PPD: Quizás hasta me explotaría la cabeza.

PPPD: Yep, el único objetivo de este post fue tener una excusa para escribir “Justin Bieber” y así tener más visitas.

3 pensamientos en “Eterno recuerdo de una mente sin ni un brillo

  1. Ayer experimenté por mí mismo un capítulo de Glee… pude corroborar mi teoría del factor común que comparten todos los televidentes de ella. Hasta el momento al menos me ayudó a entender el chiste de Justin Bieber, que para variar es gringo.
    Afortunadamente, vino la derrota del Barcelona para alegrarme el día.
    Por otro lado, Pedrito es un crá. Si estuviera a punto de explotarme la cabeza tb tocaría el hombro de alguien xD (algo como un “piensa rapido” jajajaja).

    Nice tu cuentito, +1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s