ALGO de la vida en UT (y Austin… pero UT es Austin, así que es como lo mismo)

Chiquilinas y chiquilines!

Sé que lo único que tienen en mente es el 18 y que, al parecer, les aburren mis poemas noobs que posteo. Son lejos lo menos comentado y visitado de mi blog. xD Así que filo, nunca más publico otro ajaja (noooo… mentira… tengo varios más que quiero postear).

Pero hoy tengo que escribir.

Hoy, justamente hoy, cumplo un mes en Austin y siento que todo este tiempo ha sido super agradable. Es cierto que hay días en que me siento muy desconectado de todo… esos días en que cada puerta la abro para el lado equivocado, cada llave de agua la giro en otro sentido, algún profe o compañero me habla de algo que ni siquiera conozco… pero son los menos. La mayoría de las veces me siento muy a gusto aquí. Esta semana me sentí por primera vez aclimatado totalmente… ya les contaré por qué.

Y bueno, UT la lleva. Nos hacen sufrir si, le ponen color a todos los cursos y los profesores nos desafían con innumerables tareas. Pero no puedo negar que la U es super acogedora, hay infinitos espacios para hacer lo que se te ocurra, todo es lindo, ordenado y amigable.

Tengo 3 cursos: Econometrics II, Linear Programming y Transport Economics. Además me estoy tratando de involucrar en 3 proyectos de investigación. Juego futbol con unos chilenos, somos como La Roja de Austin. Jugamos en unas canchas (¿o debería decir complejo deportivo?) cerca de mi casa, se llama “Intramural Fields”, pertenecen a UT. La gente va con sus amigos a pelotear y se arman los medios partidos entre puros desconocidos. Esa es la dinámica… ves a alguien dominándola por ahí, lo invitas a jugar, ves a otros jugando al tontito por ahí… los invitas a jugar… y terminas en un partido 11vs11 con chinos, españoles, gringos, franceses, koreanos, cubanos, chilenos, argentinos, etc. Es muy entrete. A eso nos dedicamos en este periodo de pretemporada. Lo otro que es cuatico es la cantidad de mujeres que juegan futbol. Son muchas y todas lo hacen muy bien. Parece que para atreverse a jugar en Intramural es porque realmente saben (algo cachan del game las lokitas).

El otro día descubrí el mejor casino de la vida y del mundo universal. Está a 3 cuadras de ingeniería (donde tengo mi oficina, en el 6to piso), es barato (dentro de lo que cuesta un almuerzo acá se la pelea a las opciones más económicas que son medianamente decentes) y es “all you can eat”. Hay de todo!!!! Desde comidas elaboradas hasta chatarra (hamburguesas, hot dogs, fries, etc), pasando por infinitas ensaladas, quesos, tacos, carnes, pollos, pizzas, frutas (son terrible caras así que gran gracia que tengan tantas), helados, yogurth, cereal, bebidas, jugos, ice tea, waffles con miles de salsas, postres variados y en verdad se me quedan muchas cosas más en el tintero (hay rincones del casino que todavía ni he conocido) ¡Es increible! (aunque uno come tanto que hay que ir una vez al mes no más). Lo único malo es que está dentro de un dormitorio de niñas de undergrad… =/… así que tienes que comer acompañado de puras viejas feas xD jajaajaja

(Tengo que agradecer el descubrimiento anterior a Felipe Asenjo, uno de los lokitos con mayores privilegios en UT. Él me dio este tip, la pica’. Además quería nombrarlo en mi blog porque sé que eso subirá mis visitas y me convertirá en un referente dentro de la prensa local).

Y en eso estaba yo, comiendo ahí. Y vi que tenían esa maquinita con la que se hacen los waffles, pero ésta era bien especial: tu waffle sale con el signo de los longhorns en su corazón. Yo quería puro ocuparla. Había visto en otros lados cómo se hacía, pero nunca me atreví. Miedo enorme a pasar la verguenza… a no saber qué hacer ni a quién (ni qué) preguntarle. Pero me armé de valor y lo hice… con desastrozos resultados. No caché una. Pero una niña que estaba por ahí me vio y se apiadó de mí. Me ayudó a hacer el waffle. Y ahí me sentí totalmente aclimatado a Austin… o sea… había logrado dar la suficientemente pena como para que una niña hiciera por mí lo que era incapaz de hacer. xD Cuando llega ese momento, es porque realmente puedes vivir en un lugar.

Otras cosas freaks que me han pasado: me llegó un paquete a mi casa que no es mio. Es para una tal Johana ai dont know cuanteishion que vive supuestamente en una dirección muy parecida a la mia que en verdad no existe. Sé que es delito federal abrir correo que no es tuyo, pero la caja no tiene ningún telefono ni nada. Llamé a correos pero las opciones de la contestadora son más confusas. Al final me dijeron que iban a decirle a la persona encargada, pero eso nunca pasó. Mantendré el paquete bajo mi custodia hasta el fin de mi doctorado. El día que vuelva a Chile lo abriré y veré que hay dentro. Sería genial encontrar la solución a la vida o tips para terminar mi tesis, justo cuando ya no me sirvan. O quizás encuentro la palabra que ando buscando.

El viernes (ayer parece) estábamos en una clase para ayudantes de investigación, donde nos enseñan qué onda nuestro seguro médico y blah blah blah. Justo cuando nos explicaban que no teníamos seguro de vida ni nada que nos protegiera si perdíamos alguna parte del cuerpo o quedábamos discapacitados, apareció un loco en la sala para decirnos: “evacuen inmediatamente el edificio!”. Ahí cachamos que había amenaza de múltiples bombas en el campus.. que había que correr lo más lejos posible. Que miedo! Más encima nosotros sin seguro que valga. Fueron momentos de colapso urbano… la ciudad no se la pudo con tanto chiquillo de UT tratando de irse a su casa. No fue tan dramático como suena, pero no dejó de ser interesante. Acá los gringos son super respetuosos de sus espacios… y super confiados con sus cosas. Dejan todo tirado en la calle porque saben que no les robarán. Lo único que roban acá son bicicletas, igual freak (algún día los ladrones de bicicletas cacharán que pueden robar otras cosas, por el momento no han evolucionado lo suficiente para pensar en eso xD). Entonces que alguien llegué y te empiece a disparar (o estrellar aviones contra edificios) es algo que realmente se escapa de todos su márgenes. No sé si me entienden la idea, pero para ellos es realmente algo extraterrestre.

No pongo fotos ni videos ni ninguna cuestión. Quería un post como los de antes, los que iniciaron esto, esos posts de puras trivialidades y muchos puntitos suspensivos mal utilizados. BATIG pronto cumplirá 7 años (algunos serán invitados a la celebración) y acá me he dado cuenta que le tengo infinito cariño. Sí… logré superar mi superficialidad característica (esa que me hace apegarme a cosas materiales)… ahora incluso siento apego por cosas que ni existen físicamente. Me pasé. Cada día más intrascendente.

PD: Se viene un post titulado “El Lado B de Austin” D: arriesgo demanda si. Pronto terminaré de conseguir todo el material necesario y saldrá a la luz. Espérelo. Suscríbase. Sueñe con ese día. Espéreme que yo nunca defraudo.

Anuncios

Recuerdo

Recuerdo
a una silla que rompe las tablas
de un piso que nunca he olvidado
y a un perro que discursos ladraba
compartiendo su color dorado.

Recuerdo también con emoción
a una querida revolucionaria,
que siempre que necesité calor
una sonrisa con sus dedos me enviaba.

No puedo olvidar un momento
en que casi lloré cuando vi
a ese guitarrista enorme, mar de talento,
poner su mano en posición de “crash into me”.

Recuerdo a un espejo viviente
que por más grande que yo haga la distancia
y por más que se haga el diferente,
al final la vida, para los dos, tiene la misma ganancia.

Recuerdo a una estrella en un bar sentada
(¡por volver ahí que no daría!)
que mi nombre en broma reprochaba
cada vez que alguna tontera yo decía.

Recuerdo a unos amigos riendo
sobre una sal no muy amable,
fantaseando con convertir ese cuento
en una aventura inolvidable.

No olvido una vez que una pequeña
me llevó (me creyó valiente)
e hizo tan fácil que yo pudiera
limpiar con una rosa aquella muerte.

Recuerdo a esa imperfecta belleza ausente
que ahora guarda a otra compañera,
los dos mirando una historia en un puente
que sólo nosotros podíamos entender de esa manera.

Recuerdo a personas que pasaron
y no quise traer en mi maleta.
Sé que ya me olvidaron,
en parte de eso se trata esta fiesta.

Recuerdo casi todo,
lo busco desesperado.
Anhelo lo que ignoro,
por eso aquí me he quedado.
Recuerdo.

Despiértame

Hoy no distingo
si pasó o fue un sueño.
Y no puedo saber
si la de ayer
en verdad eras tú.
Ya no puedo saber si el té he de preparar,
ya no puedo saber si vendrás.

Creo estar soñando que desperté,
pues si lo hice, todavía no lo sé.
¿Acaso soñé con mis dedos
entre tus cabellos
jugando a saltar?
¿Hay algo más cruel que te hagan creer
que viste lo que querías ver?

No debo dejar crecer
esta fantasía dentro de mí.
Porque se me ha prohibido
(bien sabes el motivo)
tenerte a ti.
¿Por qué estás acá? ¿Imitaste mi viaje?
¿O fui yo el que te trajo en mi equipaje?

¿Y ahora qué voy a hacer?
¿En qué debo pensar
cuando cierre los ojos
y así, temeroso,
me atreva a soñar?
Ser valiente, de despertar ser capaz.
Asumir que no eres real.

Gone to Texas!

Este es mi día número 19 en Austin (TX) y ya son muchas las vivencias y anécdotas que me gustaría contarles. Todavía me siento super lejano de poder sentirme viviendo en Austin (ni siquiera he cambiado mi locación en facebook) Creo que quiero pasar un par de evaluaciones y tener algunas reuniones de investigación para decir eso. Por ahora, sigo en proceso de llegada.

Pero la cosa es que llegué. Y llegué re bien.

Sin duda el lugar más bkn que he conocido en esta cálida tierra es la UT (University of Texas). Es una universidad con todo lo que uno se pueda imaginar (y lo que no también)… es sencillamente increíble. Se nota el primer mundo desde que uno quiere comprar una bebida (con unas maquinitas que te aceptan tu tarjeta como medio de pago) hasta cuando quieres retirar la llave de tu oficina (en un edificio cuya única función es resguardar las llaves de toda la universidad). Aparte tienen toda una parada de amor incontrolable hacia sus colores, hacia esta universidad que nos une a todos, hacia las tradiciones que hacen de UT un lugar tan especial. Te hacen parte de su historia desde que llegas y uno está obligado a responder a tamaño compromiso.

La atmósfera de UT yo creo que es indescriptible. Podría gastar todo mi doctorado tratando de explicarles lo que se siente “merodear” por acá (y pronto “vivir” por acá), pero la tarea sería en vano. Así que, convencidísimo que lograrlo es imposible, igual voy a intentarlo xD. Porque una de mis cualidades es ir siempre por lo más desafiante. Mala cualidad, hay que decirlo.

Partamos entonces con la bienvenida oficial de UT. Es una ceremonia gigante a los pies de la Torre (la que mueve el mundo, el edificio principal de todo el campus) justo el día antes de comenzar las clases. Previamente se realizan mini-bienvenidas en cada departamento. En la escuela de ingeniería nos regalaron 3 poleras (ya llevo 7 poleras regaladas desde que llegué acá, jejeje, una pa cada día de la semana), nos hicieron un asado texano (pésimo, pero ya vendrá el post de comidas, agréguenlo a las deudas que tengo con el mundo) y nos recalcaron que éramos, según los rankings, la tercera mejor escuela de ingeniería del mundo, así que a ponerle color y ánimo al semestre que comienza (uy).

Dibujito oficial de la bienvenida a UT

Y bueno, la bienvenida en la torre, que se llama “Gone to Texas”, estuvo terrible buena. Para partir estaba todo ambientado así solemnemente, con banderas, lienzos, alfombras de colores, luces y una cara de felicidad y trascendencia en todos los presentes. O sea, mientras todos los alumnos nuevos estábamos sentados esperando que empezara, yo sentía que lo único que faltaba era que pusieran el sombrero seleccionador en el escenario. Así de cool y preparada la cosa, de película.

Así se veía antes de comenzar

La ceremonia era cuática. Un par de presentadores y personalidades se tiraron sus speechs, mostraron videos proyectados en la mismísima torre, nos hicieron jurar el código de honor de la universidad, salió un guitarrista que salvaba (pero no era la maravilla que decían), la banda de la U con sus cientos de instrumentos y guaripolas y bla bla bla. Pero quiero hacer mención especial a 3 cosas que me llamaron mucho la atención (y que sin duda representan la esencia de esa noche).

Acá el guitarrista, proyectado en la Torre y todo

Primero es que fue la premiación de un concurso de videos cortos para los alumnos nuevos, donde uno tenía que mostrar por qué los que estamos acá cambiaremos el mundo (yeah, el slogan es “What starts here changes the world”). Mostraron los videos de los 5 primeros lugares. Del 5to al 2do eran puros alumnos de comunicaciones, que algo cachaban de hacer videos. Pero su mensajes eran todos cebolleros, con aires de hipsters y con letritas a lo Juno moviéndose por la pantalla. En lo personal no me impresionaron. Pero el lokito que ganó, ídolo. Era de la escuela de economía (pro) y lo que hizo fue transformar la intro del “príncipe del rap” en su llegada a Texas (“Fresh Prince of UT”). Como el tipo era negro también, la hizo de cajón y fue notable. Justo ganador.

Pueden ver los videos ganadores acá.

(por si acaso… acá dejé de hacer mis chistes racistas/religiosistas… sé que les van a caer mal.. nunca tan desubicado xD)

Lo segundo que quería destacar, fueron unas alumnas indias que bailaron. Eran los típicos bailes que salen al final de las películas hindúes. Muy bonita performance, coordinación y elegancia. Pero lo mejor es que a medida que iba avanzando la canción, la iban mezclando con los mejores sonidos del dubstep (esa nueva movida gringa que la lleva, liderada por el maestro Skrillex) y al final fue un híbrido raro que me gustó mucho. Como que dejaron en claro que acá en Austin las tradiciones importan, pero que la magia está en mezclar lo que tú eres con lo que se ofrece acá. Las indias la rompieron y a nadie le pareció un insulto ni un sacrilegio. Bien por Sunny.

El baile hindú dubstepiano

Y lo tercero es que nos hicieron cantar el himno de Texas mientras alzábamos nuestras manos con el signo típico de acá, el de la vaquita, el que haces al levantar el puño y extender sólo tu index finger y el pinky finger (el deo shico). Ese signo (que yo solía hacer para molestar a mi abuela, lo que son las coincidencias) significa “Hook’ em horns!” y es algo así como “vamos ctm” o “a por ellos”. Acá todo el mundo lo hace y es como el saludo de ánimo más bkn que existe.

Hook’ em Horns!

Y eso. Acá termina mi primer post sobre UT. Se vienen muchos más.

Pásenlo bien por allá, sigan haciendo sus maldades y ya nos veremos por ahí.

PD: Cachen que desde que puse en un video que acá existía el couscous y que era osom, todo el mundo me ha dicho “a sí pos.. si yo he siempre he comido.. si existe en Chile”. Puros hipsters xD. Lo raro es que ninguno de los chilenos que llegó acá lo conocía ¿Extraño no?  Como que todo Chile, excepto los que llegan a Austin, cachaban esa mano.

PPD: MI post anterior va a pasar a la historia de BATIG como el menos comentado ever =(

PPPD: Cometí una niwidad con el internet. Compré, de puro pavo, un prepago con un provider que no llega la señal potente a mi casa. Así que tengo un internet intermitente hasta el otro mes más o menos (cuando no me saldrá tan caro cambiarme de provider). Mala volada. Pagué la novatada con esto, fue porque no cachaba bien las calles. Ahora me las sé de memoria dicen. Así que sorry que no contente mucho los mails ni actualice tanto esta cosa.

PPPPD: En la ceremonia de “Gone to Texas” estuve acompañado de mi nuevo amigo Pedro, un chileno que también viene llegando ahora a estudiar a UT (es industrial). Es terrible buena onda. Igual que su esposa, Magdalena, la que también tiene un blog y quizás sería bkn que ustedes lo visitaran. Mírelo por acá! Aún no pone mucho de Austin porque sigue maravillada por un viaje que acaba de hacer a New York (igual que cierta persona que conozco). Pero seguro que pronto escribirá algunas cosas sobre esta fascinante ciudad. Ella es periodista (y llega a hacer un phd en eso!) así que algo cacha del game.