Chandelier (o La Inesperada Virtud de la Ironía)

Una de las cosas que me encantaba escribir en este blog eran los rankings con las mejores películas del año. Lamentablemente se me ocurrió la loca idea de hacer un doctorado en los USA y, con eso, comprometí todo mi tiempo a una causa noble y rebelde. Tiempo para al cine no había. Pasé años en la desdicha, mirando como el calendario se acercaba al final de Diciembre y yo sin post que ofrecerles. La gente me llamaba para preguntarme qué onda, el New York Times no sabía qué película recomendar, el pelado del Septimo Vicio tuvo que dedicarse a escribir libros (le quedó rebueno en todo caso), a Netflix no le quedó otra que producir contenido original y los videoclubes del mundo entraron en banca rota.

De las mil cuestiones que han pasado acá en Austin y que no les he contado de puro mala onda, quizás la más importante es que me cambié de casa. Y me cambié a cinco cuadras del cine más genial de la historia de la humanidad. Eso, sumado a que caché que Amazon prime (envidienme tercermundistas! jejeje) igual te permite ver peliculas, hizo que este 2014 viera las suficientes peliculas como para tirarme uno de esos rankings de aquellos (aunque con ciertas limitaciones que explicaré cuando sea el caso). Por muchos días me senté frente al computador para dar rienda suelta a mi imaginación y sorprenderlos con un regalo de Navidad que no se esperaban y que seguro agradecerían.

Pero no me resultó.

Por más que lo intenté, tropecé frente a la pantalla blanca reiteradas veces.

Había algo en mi mente que no me dejaba tranquilo. Película que se me venía a la cabeza era immediatamente desplazada por imagenes de una niñita de 11 años bailando irracionalmente en una habitación desolada.

Y, un poco para enterrar el demonio y poder quizás tirar el ranking en un próximo post, debo confesar algo. Discúlpenme cinéfilos del mundo, pero lo mejor que vi este 2014 no fue una película, ni una serie ni una obra de teatro. Fue el video musical de la canción Chandelier de la talentosa Sia.

Para el que no lo ha visto, acá le va:

Había escuchado la canción y me gustaba. Super pop, pero igual densa. Sia, un poco autobiograficamente, hablaba sobre sus addiciones al alcohol y drogas y que se sentía morir y bla bla bla. Lo típico. Buena la canción, pero tampoco era para tanto. Después de pura casualidad me topé con el video en youtube y me dejó profundamente impresionado. Creo que estaba tan impactado que lo vi unas 10 veces. Una tras otra. Sin parar.

Sia_ChandelierVideo

No voy a decirles lo obvio. Que la escenografía es hermosa, llena de detalles que gastaría horas en mencionar (las pinturas terroríficas en las paredes, los mensajes escritos en los cuadros, la figura estilo test de Rorschach en la ventana, el baño que nunca muestran, los adornos en el refrigerador y un LARGO etc… si con decirles que es PRIMERA VEZ EN MI VIDA que busco un video en HD a proposito, antes de Chandelier la alta definición me era innecesaria). O que la niñita (Maddie Ziegler, quien sale en un reality de niñitas bailarinas por acá en USA) es una bailarina/actriz de otro planeta, que hace ver una coreografia enfermantemente meticulosa como si la estuviera improvisando. Tampoco quiero detenerme en la calidad de la fotografia, que no sólo es bella si no que te transmite esa sensación de esa habitación tocó fondo y que se inunda en vómito y lágrimas, ni como el director se las ingenió para hacer creer que fue filmado todo el video en una sola toma. Quiero detenerme en otra cosa, en lo primero que pensé cuando lo vi.

sia01

Si bien es cierto que la interpretación más obvia del video es que Maddie representa a Sia y, por medio del baile, nos muestra todos sus miedos, traumas y adicciones. Esa no fue la primera interpretación que vino a mi cabeza. Lo primero que pensé fue que estabamos presenciando a una niña que se ve obligada a ser adulto. Una niña que fuerzan a bailar, una niña que concluye su performance con reverencias falsas y sonrisa maqueteada. Una niña que se burla de los movimientos que le hace hacer su instructor, que se mofa del 1, 2, 3 que debe escuchar repetidas veces y que en la soledad de su habitación se sale de lo reglamentario. La infancia de una chica es destrozada por la adultez de nuestro mundo, por esas expectativas que la sociedad tiene sobre ella y que, como niña, no puede ni tampoco debería cumplir. Una niña que le impiden comer para que sea bella, que la obligan a practicar horas para bailar perfecto, que la hacen vivir en la inmundicia para que traiga la riqueza.

sia0233

En el video la niñita llora, come, sueña, se ilusiona, sufre, gruñe, ríe y hasta incluso intenta suicidarse con las cortinas (incluso se despide). Y nosotros estamos ahí mirandola. Somos la audiencia. Somos lo que prendemos el televisor para ver realities donde obligan a niñitas a bailar. Somos los que si alguien nos describiera ese traje de danza desnudo y esa peluca rubia immediatamente sexualizaríamos nuestro pensamiento en vez de pensar en la inocencia de una niña. Sia usa el mismo objeto que está criticando para criticar. Sia, eres muy bakan.

3f02cc00-b773-0131-4271-029f9155a4d1

Mañana SIA lanza su segundo video correspondiente a este disco. Con la mismísima Maddie bailando (y parece que acompañada de Shia “el carnivoro” Labeouf, pero eso tengo que confirmarlo). Ojalá no sea tan bueno. Quiero terminar mi ranking!

sia-chandelier-video-1-billboard-650